sábado, octubre 8

Ineptitud emocional

Con el tiempo he ido aprendiendo que en toda relación hay dos formas directas de herir: una es el veneno, no sólo la crueldad premeditada sino también aquellas cosas que se dicen en un momento de rabia, en que las personas se defienden mediante el ataque y dejan al otro hecho un trapo. Mi primer impulso cuando alguien me hiere de esta forma siempre es atacar de vuelta el mismo instante; el segundo, huir. Siempre huyo, y es que eso de "ojo por ojo" me enferma y no sería capaz de hacerlo, sobre todo porque si alguien te hiere, es porque le tienes cariño (de lo contrario no dolería).

La segunda forma de hacer daño es el descuido, y puede ser tan dolorosa como la anterior: quedarse echados frente a la tele a las 20:00 mientras la esposa prepara el almuerzo para el día siguiente, sin tomar en cuenta que también ella trabajó todo el día y está cansada. Saber que tu amigo tuvo una entrevista de trabajo y no llamar para preguntar cómo le fue. A tu amiga se le murió el gato y no llamaste para decirle "lo siento". En fin, mil maneras.

Entre estas dos categorías ubico un punto intermedio, que yo denomino ineptitud emocional. La ineptitud emocional -o dislexia del corazón, como le llama Marcela Paz- es un mal que aqueja de manera crónica a gran parte de la gente y a todos en algún momento. Es un punto intermedio, porque no es ni crueldad ni descuido, sino simplemente una incapacidad para manejar de manera inteligente ciertas situaciones relacionales que todos enfrentamos en algún momento, y que se traducen en un daño no intencional a personas cercanas.

Por ejemplo, decir a alguien que no te puedes juntar ese día porque te pasaron más pega, cuando la verdad es que la persona que te tiene loco te invitó a salir y no fuiste capaz de decir que no... y los pillan juntos en el cine. Contar una verdad a medias para que tu amiga/o no se moleste tanto por un cagazo que te mandaste... pero resulta que la verdad la saben otras dos personas y una de ellas se la comenta inocentemente a tu amiga/o porque jura que no hay nada que esconder.

Aunque es verdad que estos casos son, en el fondo, mentiras, no los pongo a ese nivel tan negativo, porque la persona emocionalmente inepta no tiene una mala intención detrás. Simplemente, es alguien que no ha sido capaz de madurar y carga con un temor desmedido a quedar mal, perder afectos, exponerse o simplemente enfrentar una discusión desagradable... Clásica es la frase "I gave her my heart and she gave me a pen", en que la chica, pronta a irse a estudiar al extranjero, regala al novio con quien acaba de terminar un lápiz para que le escriba. Por eso, esta persona opta por evitar conversaciones y fingir que "acá no ha pasado nada", esperando que las cosas se solucionen sin mediar ninguna conversación, cosa que no ocurre jamás (al menos en mi caso, yo necesito conversarlo TODO para quedarme tranquila). Otra forma de ineptitud emocional es el contrario: contarlo todo y a quien sea, con cero filtro, sin discriminar en lo más mínimo a quién le cuentas tus intimidades.

Creo que mis niveles de ineptitud emocional han ido decreciendo con los años, porque aprendí lo importante que es decir las cosas y ser honestos aunque duela. No dejar pasar tiempo innecesario para solucionar algo ni tampoco dejar pasar cosas que para algunos pueden no tener importancia, pero que a mí me desagradan (por ejemplo, que me "huevoneen": muy amigos seremos, pero yo no soy tu compadre -para empezar, soy mujer- y a mí de "hueón" no me trata nadie). Ahora, mi ineptitud emocional va por el lado de "yo me la puedo" y "me da lo mismo" y son temas que espero -de a poco- resolver.

3 Comments:

Blogger Soorikeit said...
main

acabo perder un cometario lindo
iba de eso de que elgir si perder o descuidar?

de si uno lograra hacer con los demas lo que uno quiere para uno, como qiere que lo aten/amen?

rudo y dificil
el coment anterior si estaba lindo
me disculpo por este

09 octubre, 2005 02:29  
Blogger Willy said...
main

qué buen tema te mandaste esta semana, ya lo había escuchado, pero no sabía cómo se llamaba... gracias por el dato...

Fuerte tu post... me va a dar mil vueltas en la cabeza... más de alguna lección valiosa puedo sacar... creo...

Saludos.

W.

09 octubre, 2005 14:41  
Blogger Masque Nu said...
main

Casualidad
Azar
Quién sabe?
Ineptitud emocional... no lo sé
Se dice todo, concuerdo.
es necesario.
Saludos, he leído el primero
Lee
me.

12 diciembre, 2005 16:27  

Publicar un comentario

<< Home