martes, mayo 2

Crónica de un viernes ñoño

El viernes tenía unas ganas enormes de salir, pero apenas llegué a mi casa y entré al dormitorio, mi cama -que no es ninguna gran maravilla- me empezó a hacer ojitos y sonrisitas y me convenció de sacarme los zapatos, meterme, taparme hasta el cuello y dedicar el resto de la noche a ejercitar el pulgar.

En esta maratón deportiva, lo primero que encontré fue The Exorcist: The Beginning, y como no tenía la más mínima intención de hacer nada productivo, la dejé. Chere, si lees esto, la sugiero como candidata al Séptico Arte. Uta la cuestión mala. En teoría, esta obra maestra expone a historia del Padre Merrin (sacerdote de la única, grande y nuestra The Exorcist) y su primer encuentro con the devil, pero uta que es mala. Lugares comunes para dar y regalar (ya me aburrió el tema de los Nazi, ¿cómo cresta no se les ocurre otro representante de todo lo que es podrido en el mundo, se me ocurren fácilmente un par de Bushs candidatos), una historia como el mismo que no tiene ni patas ni cabeza y efectos especiales deplorables. Igual reconozco con vergüenza que me asusté (porque soy contradictoria, aunque a veces no) y terminé escuchando ruidos por todas partes.

Después de eso me viré por varios canales y después de ver durante 2 segundos (y ni uno más, en serio!) una de esas películas de acróbatas francesas ehjgwqtrhggsdf típicas del I-Sat, me fui al Film & Arts y vi un rato un concierto de Michael Buble, pero terminé con depre porque escucharlo a él sola es bien patético en realidad y, lamentablemente, el único que me apapacha es mi gato, pero puchas que ronronea rico. Pero eso no es el tema. Así que viré y me puse a ver una película ¡de vampiros orientales!

Sí, fue una noche decadente. Igual era entretenida la película, o por lo menos mejor que la anterior. Porque como nunca en la vida la había oído nombrar no tenía expectativas, a diferencia de la otra que dejó por el suelo a William Peter Blatty. Por lo menos el tipo de los vampiros tenía unos ojos increíbles.

Por suerte el resto del fin de semana estuvo harto mejor.

El que leyó hasta acá debe estar harto ocioso.

5 Comments:

Blogger Willy said...
main

Te odio (lo leí hasta el final)

nooooooo, mentira...

¿las acróbatas francesas son de circo pobre? ¿de esas que no les alcanza la plata para comprarse ropa?... ja ja ja ja... no me imagino a Moira viendo a Emmanuelle, Dominique y sus amigas... ja ja ja ja...

W.

03 mayo, 2006 09:16  
Blogger Distemper said...
main

Uta el post decadente. Definitivamente te hacen falta más apapachos. Mejor hubieras relatado la noche del sábado.

Saludos.-

03 mayo, 2006 14:02  
Anonymous Cecilia said...
main

si lei hasta el final, y qué? :(

Pro sita Moria .. no se preocupe si la noche parecio decadente, quipen puede resistirse ante ua cama que le hace ojitos y sonrisitas?

saludos

04 mayo, 2006 09:07  
Blogger Don Chere® said...
main

jejeje..la vi y creeme que califica perfecto..gracias por recordarmela...en su momento será agradecida la sugerencia.

Besos.-

08 mayo, 2006 14:58  
Blogger John Doe said...
main

Supongo que con la de William Peter Blatty aludes a El exorcista III: Legión, que de hecho era más bien policíaca y no estaba relacionada con El exorcista, hasta que Morgan Creek, el productor, metió mano. Aun así, creo que Legión es una película fantástica. ¿No estarás confundida con la segunda parte, El hereje, de John Boorman?

PD: Espero que no tomes a mal mi duda. ;)

20 mayo, 2006 14:53  

Publicar un comentario

<< Home